互联网www.guzlop-editoras.com
Verificación : 518e61d78b5f7f6e Descargas .:Guzlop:. a través del tiempo

Loading

Medicina
.
MEDICINA
La medicina (del latín medicina, derivado a su vez de mederi, que significa 'curar', 'medicar'; originalmente ars medicina que quiere decir el 'arte de la medicina') es la ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte del ser humano, e implica el arte de ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud, aplicándolo al diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades. La medicina forma parte de las denominadas ciencias de la salud.

Actualmente el conocimiento sobre el genoma humano ha empezado a tener una gran influencia sobre ella, razón por la que se han identificado varios padecimientos ligados a un gen en específico en el cual la Biología celular y la Genética se enfocan para la administración en la práctica médica, aun así, estos métodos aún están en su infancia.

Fines de la Medicina
La Medicina debe aspirar a ser honorable y dirigir su propia vida profesional; ser moderada y prudente; ser asequible y económicamente sostenible; ser justa y equitativa; y a respetar las opciones y la dignidad de las personas.
Los valores elementales de la Medicina contribuyen a preservar su integridad frente a las presiones políticas y sociales que defienden unos fines ajenos o anacrónicos. Los fines de la Medicina son:
•La prevención de enfermedades y lesiones y la promoción y la conservación de la salud.
•El alivio del dolor y el sufrimiento causados por males.
•La atención y curación de los enfermos y los cuidados a los incurables.
•La evitación de la muerte prematura y la búsqueda de una muerte tranquila.

Los fines erróneos de la Medicina son:
•El uso incorrecto de las técnicas y el conocimiento médicos.
•El empleo de información sobre salud pública para justificar la coerción antidemocrática de grandes grupos de personas para que cambien sus comportamientos “insanos”.
•La medicina no puede consistir en el bienestar absoluto del individuo, más allá de su buen estado de salud.
Tampoco corresponde a la medicina definir lo que es el bien general para la sociedad.

La discapacidad o "incapacidad" es aquella condición bajo la cual ciertas personas presentan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, y en igualdad de condiciones con las demás.
La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada por la ONU en 2006, define de manera genérica a quien padece de una o más discapacidades comopersona con discapacidad. En ciertos ámbitos, términos como "discapacitados", "ciegos", "sordos", etcétera, aún siendo correctamente empleados, pueden ser considerados despectivos o peyorativos, ya que para algunas personas dichos términos "etiquetan" a quien padece la discapacidad, lo cual interpretan como una forma de discriminación. En esos casos, para evitar conflictos de tipo semántico, es preferible usar las formas personas con discapacidad, personas invidentes, personas con sordera, personas con movilidad reducida y otros por el estilo, pero siempre anteponiendo "personas" como un prefijo, a fin de hacer énfasis en sus derechos humanos y su derecho a ser tratados como a cualquier otra persona.
Acaso como un eufemismo, se ha propuesto un nuevo término para referirse a las personas con discapacidad, el de mujeres y varones con diversidad funcional ("personas con capacidades diferentes" en México), a fin de eliminar la negatividad en la definición del colectivo de personas con discapacidad y reforzar su esencia de diversidad.3 Sin embargo, es un hecho que una persona con discapacidad no necesariamente posee capacidades distintas o superiores a las de una persona que no la padece; si acaso, ha desarrollado habilidades que le permiten compensar la pérdida de alguna función, pero que no son privativas suyas, puesto que cualquier persona sin discapacidades también podría hacerlo.
La Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF) de la Organización Mundial de la Salud, distingue entre las funciones del cuerpo (fisiológico o psicológico, visión) y las estructuras del cuerpo (piezas anatómicas, ojo y estructuras relacionadas). La debilitación en estructura o la función corporal se define como participación de la anomalía, del defecto, de la pérdida o de otra desviación significativa de ciertos estándares generalmente aceptados de la población, que pueden fluctuar en un cierto plazo. La actividad se define como la ejecución de una tarea o de una acción. El CIF enumera 9 amplios dominios del funcionamiento que pueden verse afectados:
•Aprendiendo y aplicando conocimiento
•Tareas y demandas generales
•Comunicación
•Movilidad
•Cuidado en sí mismo
•Vida doméstica
•Interacciones y relaciones interpersonales
•Áreas importantes de la vida
•Vida de la comunidad, social y cívica
La introducción al CIF indica que una variedad de modelos conceptuales se ha propuesto para entender y para explicar la discapacidad y el funcionamiento, que intenta integrar a ellos. Existen dos modelos de ver la discapacidad en sí. El modelo social y el modelo médico.
El enfoque social de la discapacidad considera la aplicación de la "discapacidad" principalmente como problema social creado y básicamente como cuestión de la integración completa de individuos en sociedad (la inclusión, como los derechos de la persona con discapacidad).
En este enfoque la discapacidad, es una colección compleja de condiciones, muchas de las cuales son creadas por el ambiente social, razón por la cual la gerencia del problema requiere la acción social y es responsabilidad colectiva de la sociedad hacer las modificaciones ambientales necesarias para la participación completa de la persona con discapacidad en todas las áreas de la vida La mayor desigualdad se da en la desinformación de la discapacidad que tiene enfrente las personas sin discapacidad y el no saber cómo desenvolverse con la persona discapacitada, logrando un distanciamiento no querido. La sociedad debe eliminar las barreras para lograr la equidad de oportunidades entre personas con discapacidad y personas sin discapacidad. Para lograr esto, tenemos las tecnologías de apoyo.
No contempla la discapacidad como un problema individual, sino como algo dado por las limitaciones que pueda tener una persona y las muchas barreras que levanta la sociedad. Esto es lo que causa la desigualdad social con personas sin discapacidad.
En el aspecto médico se ve a la discapacidad como una enfermedad, causando directamente una deficiencia, el trauma, o la otra condición de la salud que por lo tanto requiere la asistencia médica sostenida proporcionada bajo la forma de tratamiento individual por los profesionales. "Es un término genérico que incluye déficits, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación. Indica los aspectos negativos de la interacción entre un individuo con una condición de salud y sus factores contextuales" La discapacidad es un problema individual y significa que la persona es minusválida. Es "curación dirigida", o el ajuste y el cambio del comportamiento del individuo que conducirían a "casi curan" o curación eficaz. En el enfoque médico, la asistencia médica se ve como el punto principal, y en el nivel político, la respuesta principal es la de la política de modificación o Reforma de la salud. El enfoque con el cual la persona con discapacidad es tomada por la sociedad es muy importante.

1.
IV Congreso Cientifico Internacional del Instituto Nacional de Salud. Libro de resúmenes
Ministerio de Salud, Perú
Resumen

2.
Introducción al meta-análisis tradicional;
Rafael Bolaños Díaz, María Calderón Cahua
Resumen

3.
Progresos en la preparación de nanopartículas magnéticas multifuncionales para aplicación en la medicina;
Jorge Luis López Aguilar, José Higino Dias Filho, Roberto Paniago, Hans D.- Pfannes, Karla Balzuweit
Resumen

.
CARDIOLOGÍA/ENFERMEDAD ARTERIAL NO CORONARIA
Extracto del artículo: Patología arterial no coronaria: ¿de interés para el cardiólogo?; Fernando Alfonso, Javier Segovia, Magda Heras, Javier Bermejo.
"A través de 10 artículos de revisión cuidadosamente seleccionados encomendados a expertos de reconocido prestigio internacional, esperamos poder recorrer, en toda su extensión y con la adecuada profundidad, los aspectos más importantes de esta enfermedad de candente actualidad (tabla 1). La idea es ofrecer una actualización, crítica y rigurosa, sobre esta fascinante faceta de las enfermedades cardiovasculares, muchas veces relegada o, incluso, olvidada."
La aterosclerosis es una enfermedad sistémica, progresiva, que afecta a diferentes lechos vasculares1-3. De hecho, la coexistencia de afectación coronaria, cerebral y periférica es muy frecuente2,3. Con algunas peculiaridades, los factores de riesgo son similares para las diferentes localizaciones, las manifestaciones clínicas dependen del territorio más severamente afectado y el tratamiento médico (antiagregantes, estatinas, e inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina [IECA]) tiene efectos beneficiosos comunes en estos pacientes1-3.
La enfermedad vascular es una afección crónica que representa un grave problema de salud pública pero, sin duda, su importancia se incrementará en un futuro inmediato según las previsiones de envejecimiento de la población1-3. Por consiguiente, la prevención emerge como una estrategia prioritaria. Datos recientes de nuestro país demuestran el ingente trabajo que todavía queda por realizar para conseguir un adecuado control de los factores de riesgo clásicos4,5. En este sentido, las ecuaciones para la predicción del riesgo cardiovascular pueden ayudar a guiar el tratamiento profiláctico6.
Además, recientemente se han producido avances sin precedentes en nuestra capacidad para «visualizar» directamente y de forma no invasiva la presencia de la enfermedad en múltiples lechos vasculares (carga aterosclerótica global) incluso en su fase silente. La medición del score de calcio o la visualización de la placa de ateroma y la luz residual en diferentes territorios arteriales, bien con tomografía computarizada o con resonancia magnética, ha revolucionado el diagnóstico de esta enfermedad7-9. La precisión en la caracterización anatómica que en la actualidad proporcionan estas técnicas en vasos de mediano y gran calibre es, simplemente, espectacular. Toda esta información debe permitir optimizar nuestros esfuerzos terapéuticos en pacientes seleccionados.
1.
Aneurisma de aorta abdominal y enfermedad vascular renal;
Vicente Riambau, Francisco Guerrero, Xavier Montañá, Rosa Gilabert
Resumen

2.
Avances en el síndrome aórtico agudo;
Arturo Evangelista Masip
Resumen

3.
Enfermedad arterial periférica: aspectos fisiopatológicos, clínicos y terapéuticos;
Francisco J. Serrano Hernando, Antonio Martín Conejero
Resumen

4.
Evaluación del riesgo coronario en el manejo de pacientes sometidos a cirugía vascular no cardiaca;
Olaf Schouten, Jeroen J. Bax, Don Poldermans
Resumen

5.
Ictus. Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cerebrovasculares;
Xavier Ustrell-Roig, Joaquín Serena-Leal
Resumen

6.
La aterosclerosis como enfermedad sistémica;;
Carlos Lahoz, José M. Mostaza
Resumen

7.
Nuevas técnicas de imagen para la cuantificación de la carga aterosclerótica global;
Borja Ibáñez, Antonio Pinero, Miguel Orejas, Juan J. Badimón
Resumen

8.
Patología arterial no coronaria: ¿de interés para el cardiólogo?;
Fernando Alfonso, Javier Segovia, Magda Heras, Javier Bermejo
Resumen

9.
Revascularización de la arteria carótida interna;
Jean-Louis Mas
Resumen

10.
Tratamiento de los síndromes aórticos agudos;
Hüseyin Ince, Christoph A. Nienaber
Resumen

     
 

 

 
     
     

InicioPublicacionesCatálogoDescargas • Atención al cliente 731-2457 / 9595-52765guzlopster@gmail.com