互联网www.guzlop-editoras.com
Verificación : 518e61d78b5f7f6e Descargas .:Guzlop:. a través del tiempo

Loading
Cambio climático
.
CAMBIO CLIMÁTICO
No debe confundirse con Calentamiento Global.
Se llama cambio climático a la modificación del clima con respecto al historial climático a una escala global o regional. Tales cambios se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros meteorológicos: temperatura, presión atmosférica, precipitaciones, nubosidad, etc. En teoría, son debidos tanto a causas naturales (Crowley y North, 1988) como antropogénicas (Oreskes, 2004). El término suele usarse de manera poco apropiada, para hacer referencia tan solo a los cambios climáticos que suceden en el presente, utilizándolo como sinónimo de calentamiento global. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático usa el término «cambio climático» solo para referirse al cambio por causas humanas: Por "cambio climático" se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables. Además del calentamiento global, el cambio climático implica cambios en otras variables como las lluvias y sus patrones, la cobertura de nubes y todos los demás elementos del sistema atmosférico. La complejidad del problema y sus múltiples interacciones hacen que la única manera de evaluar estos cambios sea mediante el uso de modelos computacionales que simulan la física de la atmósfera y de los océanos. La naturaleza caótica de estos modelos hace que en sí tengan una alta proporción de incertidumbre (Stainforth et ál., 2005) (Roe y Baker, 2007), aunque eso no es óbice para que sean capaces de prever cambios significativos futuros (Schnellhuber, 2008) (Knutti y Hegerl, 2008) que tengan consecuencias tanto económicas (Stern, 2008) como las ya observables a nivel biológico (Waltheret ál., 2002)(Hughes, 2001).
.
MICROCLIMA
Desde 1983 las actividades relacionadas con el clima han venido expandiéndose prácticamente en todas las esferas de la vida humana, sobre todo en el ámbito de la ciencia y en las políticas públicas. Si bien muchos fundamentos de la climatología y de las prácticas climatológicas han persistido a lo largo del tiempo, los adelantos científicos logrados en el área de la climatología y en las técnicas de análisis de datos, así como los cambios en la tecnología, la capacidad informática y los instrumentos, han hecho que la información obtenida resulte obsoleta.

La climatología consiste en el estudio del clima, sus variaciones y extremos y su influencia en varias actividades, sobre todo (aunque no exclusivamente) en los ámbitos de la salud, la seguridad y el bienestar humanos. En sentido estricto, se entiende por clima las condiciones meteorológicas normales correspondientes a un lugar y período de tiempo determinados. El clima puede explicarse mediante descripciones estadísticas de las tendencias y la variabilidad principales de elementos pertinentes, como la temperatura, la precipitación, la presión atmosférica, la humedad y los vientos, o mediante combinaciones de elementos, tales como tipos y fenómenos meteorológicos, que son característicos de un lugar o región, o del mundo en su conjunto, durante cualquier período de tiempo.

El sistema climático es un conjunto interactivo y complejo constituido por la atmósfera, la superficie terrestre, la nieve y el hielo, los océanos y otras masas de agua y organismos vivos. La atmósfera es la capa gaseosa que envuelve la Tierra. La atmósfera seca está compuesta casi íntegramente de nitrógeno y oxígeno, pero también contiene pequeñas cantidades de argón, helio, dióxido de carbono, ozono, metano y muchos otros gases traza. La atmósfera también contiene vapor de agua, gotitas de agua condensada en forma de nubes y aerosoles. La hidrosfera es la parte del sistema climático de la Tierra que comprende el agua líquida distribuida sobre y bajo la superficie de la Tierra en océanos, mares, ríos, lagos de agua dulce, embalses subterráneos y otras masas de agua. La criosfera abarca el conjunto de elementos del sistema de la Tierra que contienen agua en estado de congelación e incluye toda la nieve y el hielo (el hielo marino, los hielos de lagos y ríos, la cubierta de nieve, la precipitación sólida, los glaciares, los casquetes de hielo, las capas de hielo, el permafrost y suelo congelado estacionalmente). La litosfera es la capa superior de la parte sólida de la Tierra, que comprende tanto la corteza continental como los fondos marinos. La biosfera engloba todos los ecosistemas y organismos vivos presentes en la atmósfera, en tierra firme (biosfera terrestre) y en los océanos (biosfera marina), incluida la materia orgánica muerta resultante de ellos, como restos, materia orgánica del suelo o desechos oceánicos.

Bajo los efectos de la radiación solar y las propiedades radiativas de la superficie, el clima de la Tierra está determinado por las interacciones que se producen entre los componentes del sistema climático. La interacción de la atmósfera con los demás componentes desempeña un papel importante en la conformación del clima. La atmósfera absorbe energía directamente de la radiación solar incidente o indirectamente mediante procesos en los que interviene la superficie de la Tierra. Esta energía se redistribuye continuamente en dirección vertical y horizontal mediante procesos termodinámicos o movimientos a gran escala con el objetivo inalcanzable de lograr la estabilidad y el equilibrio del sistema. El vapor de agua cumple una función importante en la redistribución vertical del calor mediante la condensación y el transporte de calor latente. El océano, dada su amplia capacidad térmica, limita la tasa del cambio de temperatura en la atmósfera y suministra vapor de agua y calor sensible a la atmósfera. La disposición de los continentes afecta a las corrientes oceánicas y las montañas reorientan los movimientos atmosféricos. El hielo polar, montañoso y marino devuelve el reflejo de la radiación solar al espacio. En las latitudes elevadas, el hielo marino actúa como un aislante y protege al océano del escape rápido de energía a la atmósfera, que está mucho más fría. La biosfera y, en particular, las actividades humanas en ella realizadas, afectan a los componentes atmosféricos, como el dióxido de carbono, al igual que a características de la superficie de la Tierra, como la humedad del suelo y el albedo.

Las interacciones entre los componentes ocurren en todas las escalas. Desde el punto de vista espacial, la microescala abarca aspectos de las características climáticas en zonas pequeñas tales como edificios individuales y plantas o terrenos. Un cambio en un microclima puede resultar muy importante cuando se modifican las características físicas de una zona. Los edificios nuevos pueden causar un tiempo más ventoso, peor ventilación, una escorrentía excesiva del agua de lluvia y un incremento de la contaminación y el calor. Las variaciones naturales en un microclima, tales como las relativas al cobijo y la exposición, la insolación y la sombra, también son importantes puesto que pueden determinar, por ejemplo, qué plantas pueden prosperar en un lugar dado o la necesidad de tomar disposiciones sobre la seguridad en el entorno laboral y las actividades de ocio. La mesoescala abarca el clima de una región de extensión limitada, tal como una cuenca de drenaje fluvial, un valle, una conurbación o un bosque. Las variaciones mesoescalares son importantes en aplicaciones tales como la explotación de las tierras, el riego y la construcción de presas, el emplazamiento de las instalaciones de energía natural y la ubicación de los recursos. La macroescala comprende el clima de vastas zonas geográficas, continentes y el mundo entero. Permite determinar los recursos y las limitaciones nacionales en la producción agrícola y la gestión del agua, y, por ende, está ligada al carácter y al alcance de la salud y el bienestar humanos. Asimismo, permite definir y determinar las repercusiones de los principales rasgos de la circulación global, tales como El Niño/Oscilación del Sur (ENOS), los monzones y la Oscilación del Atlántico Norte.


1.
El clima cambia, mi vida también;
CEPAL
Resumen

2.
Guía de prácticas climatológicas;
OMML
Resumen

3.
La cumbre del clima en París;
Teresa Ribera, Antxon Olabe Egaña
Resumen

4.
Manual del Sistema Mundial de Telecomunicación;
OMM
Resumen

5.
Plan estratégico de la OMM 2012-2015;
OMM
Resumen

6.
Propuesta de clasificación microclimática en función a la vegetación predominante en la cuenca del rio Itaya, Loreto-Perú;
Diana Tello, Marco Paredes, Marianela Cobos
Resumen

     
 

 

 
     
     

InicioPublicacionesCatálogoDescargas • Atención al cliente (511)731-2457 / (511)9595-52765guzlopster@gmail.com